Noticias

21 MAR

Montalbano lucha hasta el final

La red de protección es el principio del fin. Andrea Camilleri murió en julio de 2019. Solo quedan tres novelas más de la serie de Salvo Montalbano. In memeriam
Montalbano lucha hasta el final

Andrea Camilleri (Porto Empedocle, Sicilia, 6 de septiembre de 1925 - Roma, Lacio, 17 de julio de 2019) fue realmente un hombre notable. Militante comunista desde los 19 años, fue guionista y director de cine hasta que empezó a publicar ¡cuando ya tenía 67 años!, si no tenemos en cuenta un librito que había publicado 12 años antes, Un filo di fumo, que pasó sin pena ni gloria. Así, ya mayor, en los 27 años siguientes escribió 29 novelas de su serie del comisario Salvo Montalbano y otros 69 libros de temática diversa. En 2009, por ejemplo, llegó a publicar 10 libros. No paró, pero fue la serie Montalbano por la que obtuvo más éxito, y de la que la RAI hizo una conocida serie de televisión.

Pese a ser un apellido común en su querida Sicilia, le puso Montalbano en homenaje a Manuel Vázquez Montalbán y su detective Pepe Carvalho, y, al igual que este, Salvo Montalbano es también un amante de la buena cocina y de su tierra, aquí Vigàta, una imaginada ciudad de Sicilia donde transcurren las historias.

Este mes de marzo se ha publicado La red de protección. «Este libro, redactado en 2015, ha sido el primero que no he escrito, sino dictado», confiesa en una nota final… Pero ahí seguía, luchando, y aún le dio tiempo a escribir tres más esta serie, que supongo que Salamandra publicará en breve.

Estas novelas policiacas no son de gran complejidad argumental, lo importante aquí no es desentrañar misterios insondables sino mostrarnos un mundo, una forma de vivir, y de comer. No lo idealiza. Esto no es Bolonia, Milán o Florencia. Esto es el sur, aquí hay miseria, hay ignorancia, hay mafia, hay inmigrantes muertos en las playas, hay corrupción. No, no lo idealiza, no oculta las miserias, pero acabamos enamorados de un mundo que todavía existe, de unos personajes entrañables, y acabamos el libro deseando irnos a Sicilia a comer, cannoli, caponata o pasta n’casciata.

En esta novela mezcla el caos organizado en Vigàta por el rodaje una película ítalo-sueca con un asalto a un colegio y una vieja historia entre dos hermanos gemelos. Y el nexo que las une es etéreo, delicado, la red de protección con que trenzamos nuestras vidas: «¡Cuántas formas de protección había! ꟷdice ya bien avanzada la novelaꟷ Existía un deseo generalizado de protegerse de todo: de lo conocido, de lo desconocido, de lo que podría ser y no sería necesariamente, de quienes llegaban por mar, de quienes tenían otro Dios, de quienes tenían el mismo pero le rezaban de otro modo».

Hasta siempre, Salvo.

 

21/02/2021, ISV

Volver a noticias